Lesión del corredor: periostitis tibial

  • 0

Lesión del corredor: periostitis tibial

Category : Clinica , Grupo Gexa , Podología

La periostitis o síndrome de estrés tibial es una lesión que cada vez tiene más incidencia, debido al auge del running. Es una lesión muy característica de corredores y gente activa deportivamente, y frecuente en estas épocas del año, ya que estamos en un momento de inicio de temporadas deportivas, en las que se aumenta la actividad de forma brusca, lo que puede provocar o recrudecer la lesión.

Corredor

Se presenta como un dolor en la zona tibial, en el periostio, que es una membrana que cubre y nutre al hueso. El dolor se produce en la zona anterointerna de la tibia, y en el tercio inferior, apareciendo a la hora de correr o incrementar la actividad física, no teniendo por qué presentarse mientras caminamos.

Factores que provocan la periostitis:

  • Terrenos duros, que aumentan el estrés que recibe la tibia a la hora de correr.
  • Un calzado inadecuado puede favorecer la aparición de esta lesión. Aquí encontramos: calzados con poca amortiguación o muy desgastados, que por nuestras características del pie y la forma de correr siempre se desgastarán más por unas zonas que por otras, provocando que nuestra carrera no sea neutra. La capacidad de amortiguación y absorción de impactos en el calzado limitada, por eso es conveniente cambiar el calzado deportivo cuando éste no este ejerciendo sus funciones correctamente.
  • Aumentos bruscos en los tiempos de entrenamiento.
  • Características del pie y forma de correr. Esto es un factor fundamental, ya que en prácticamente todas las periostitis hay pronación del pie, en mayor o menor medida. La pronación se caracteriza principalmente por un exceso de cargas en la parte interna del pie.
  • Retracciones musculares, que aumentan la tensión del periostio.

Tratamiento de la periostitis:

Ajustes a nivel de entrenamiento y calzado, correr en terrenos más blandos como hierba, tierra o pista de atletismo… evitando el asfalto; no aumentar bruscamente la actividad y calzado neutro que presente una buena amortiguación.

La fisioterapia y los estiramientos de gemelo y sóleo suelen ser útiles para ayudar a eliminar la lesión.

Por último, muy importante, controlar la pronación. Esto lo conseguiremos con una plantilla a medida, que coloque el pie en una posición lo más neutra posible. Las plantillas a medida se realizan acorde a las necesidades del paciente, y cabe recordar que sólo el traumatólogo y el podólogo están capacitados para realizarlas.

Autor: Luis Salinas Fernández


Leave a Reply

*

Protected by WP Anti Spam